Carrera 60 72-60, Barranquilla, Colombia

¿CUARENTENA? DÍA #7 EJECUTIVOS DEL REINO (Tercera parte)

Día #7 Guía de lectura Marzo 27/2020: Salmos 149 “¡Alabemos a nuestro Dios! ¡Alabémoslo todos juntos, pues somos su pueblo fiel! ¡Cantémosle un cántico nuevo!…cantemos alegres a Dios, nuestro creador y rey; pues él se agrada de su pueblo y da la victoria a los humildes. ¡Alabémoslo con danzas! ¡Cantémosle himnos con música de arpas y panderos! Pueblo fiel de Dios, ¡alégrate por la victoria obtenida! Aunque estés dormido,¡grita de alegría!…Pueblo fiel de Dios ¡esto será para ti un motivo de orgullo!¡Alabemos a nuestro Dios!”

En el texto pasado pudimos ver cómo ejecutar la voluntad de Dios, y plasmamos 4 principios de cómo adorar. A continuación, seguiremos con más principios que podemos aplicar para que nuestra adoración sea más efectiva, tomando como base Salmos 149 (Ten tu biblia a la mano).

CONTINUACIÓN DE CÓMO ADORAR

5. Somos transformados a su imagen (versículo 4): Cuando pasamos tiempo en su intimidad, algo de Él se traspasa a nosotros. Su poder, su pureza, su amor, se pasan a nosotros cuando le alabamos. Es lo que le pasó a Moisés cuando estuvo cara a cara con Dios. Cuando bajó del monte su rostro físico brillaba tanto que tuvo que ponerse un velo.

6. Sacrificio de alabanza (versículos 5-6): En el tabernáculo restaurado de David ya no se necesitan sacrificios de animales, sino fruto de labios que confiesen su nombre; ese es el sacrificio que Dios quiere (Hebreos 13:15 “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre”). En este texto se muestra el nivel de compromiso que debemos tener al adorar. Exaltar a Dios con nuestra garganta y cantar aún sobre las camas.

¿PARA QUÉ ADORAMOS?

  • *Para tomar venganza en las naciones (versículos 7-8): Nuestra guerra no es contra carne ni sangre, sino contra toda una jerarquía espiritual como dice Efesios 6. Satanás no es como Dios. Nuestro Rey es omnipresente, o sea, está en todas partes a la vez, pero el diablo no. El enemigo está en un sólo lugar físico del mundo, por eso se divide en principado, potestades, huestes espirituales, gobernadores de las tinieblas por medio de los cuales se controla un territorio. Cada vez que adoramos debemos decretar el año del favor de Dios y el día de su venganza (Isaías 61:3). La venganza de Dios consiste en cautivar lo que cautivaba su creación. Jesús destruyó al peor enemigo del hombre: la muerte y todos sus síntomas. Con la victoria de la cruz, Jesús expuso públicamente a los principados y potestades (Efesios 2:9). “Nuestra función sólo es tener la conciencia de levantar al Señor y su obra redentora de la cruz dondequiera que vayamos, y él se encargará de avergonzar a los enemigos”.

  • Para ejecutar el juicio decretado: Dios nos ve a través de la sangre de Jesús como ejecutivos de su reino. El juicio en contra de la enfermedad, la iniquidad, cualquier pecado y todo tipo de maldición y muerte, ya fue decretado en la cruz. Sólo hace falta que alguien tome esa legalidad y la ejecute en su vida.

EJECUTIVOS CON GRACIA: El gran peligro de todo esto son las personas que quieren juzgar y ejecutar en su propia carne y naturaleza. Pero el éxito de todo esto está en la intimidad de la casa del Padre. Desde su secreto, desde sus lugares celestiales, ejecutamos el juicio decretado.

Tomado de: “Dios no tiene favoritos, tiene íntimos” de Marcos Brunet.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: